Periodista mexicana: Mi carrera me pone en peligro

Hundreds of Mexican journalists silently marched in downtown Mexico City in protest of the kidnappings, murder and violence against their peers throughout the country. (Courtesy of the Knight Foundation)

Si Isaura Aceves, un estudiante de periodismo, había nacido y vivido en México, nunca se habría concentrado en el periodismo.

La seguridad que se vive en México es agravante para los periodistas por el hecho de reportar la verdad puede ser una sentencia de muerte, dice Aceves.

“Hubiera cambiado mi carrera a una escritora, algo que no fuera periodismo,” relato Aceves. “En los que puedo decir tengo que cuidarme en ese modo, no creo vivir así una carrera que me hubiera puesto en ese peligro.”

Entre los casos de periodistas que han perdido la vida por medio de reportar la verdad en comunidades mexicanas, se encuentra el caso de Javier Valdez Cardenas — un periodista sinaloense que se vio expuesto en temas de criminalidad del narco periodismo.

Cardenas, un periodista famosa y premiado por el organización Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), fue balaceado en Mayo a plena luz del día en Culiacan, el capital del estado de Sinaloa. Él estaba ejerciendo sus labores periodísticas para el diario La Jornada basada en el distrito federal.

Su muerte fue un grave impacto para el periodismo mexicano y causó un trauma psicológico a la nueva generación de periodistas, dice Jade Ramirez Cuevas, coordinadora de Redes de Libertad de Expresión en el estado de Jalisco en México.

“Ha generado una serie de preocupación y desánimo de estudiantes de periodismo siente el impacto en alguna de las universidades públicas que ofrecen el programa académico para que baje la cantidad que se inscriben a estudiar la licenciatura,” relato Ramirez Cuevas.

Periodistas en México están enfrentando un incremento de agresiones, amenazas y censuras lo cual ha dejado a muchos vulnerables a la violencia. Ramirez Cuevas, dice que han habido más de 100 asesinatos de periodistas en los últimos dos décadas. En los últimos ocho años, se han matado aproximadamente 23 periodistas y 12 se han desaparecidos, según CPJ.

En México, hay leyes que defienden al periodista pero no se cumplen, explicó Eileen Truax, una periodista mexicana quien inmigró a los estados unidos en el 2004 y escribe para La Opinión, el diario más grande de hispanohablantes en el país.

“Lo que estamos viendo en México como país …es que desde hace muchos años hay un intento de silenciar la prensa y de tratar de intimidar a quienes están dedicados a investigar,” relato Truax.

La sociedad mexicana tiene que entender que cuando matan a un periodista todo el mundo pierde. La impunidad de estas matanzas expone un estado no estructurado que no está equipado para proteger los derechos humanos.

Cada día hay otro caso. Hace un mes atrás, un grupo de sujetos armados abrieron fuego contra un periodista en el estado de Veracruz, terminando con su vida. Juan Diaz Covarrubias publicaba en el diario de Acayucan y murió en el hospital después del ataque.

“No solo están cortando la libertad de expresión al periodista sino están cortando el derecho a la información que tienen los ciudadanos,” dijo Truax.